Nuestra transparencia contra la oscuridad del pasado

Lo hemos dicho desde el primer día: el único camino para transformar este país pasa por la radicalidad en todo sentido. Para enfrentar los ya miles de casos aislados de corrupción del Partido Popular, incluyendo su propia imputación como partido –la primera de la historia de este país–, es sine qua non implementar mecanismos de radicalidad democrática y elementos de transparencia radical.

Durante la construcción de este proyecto desde enero de 2014 las paredes de cristal han representado al mismo tiempo una virtud y un hándicap. Es evidente que a los poderosos no les interesa el avance de un proyecto como Podemos y construirse a la vista de todo el mundo facilita los ataques contra el mismo. Es un precio que hemos estado dispuestos a pagar y que creo que es un acierto. El error sería cambiar de estrategia: un eventual cierre de ventanas para evitar esos ataques pero que a la vez nos impediría demostrar que se pueden hacer las cosas de otra manera y con las paredes de cristal.

En transparencia, hemos conseguido dar pasos importantes, por ejemplo, como proyecto a nivel estatal: el portal de transparencia de Podemos, con el objetivo de “velar por nuestra independencia, garantizar nuestro compromiso con la ciudadanía y ser la herramienta de cambio que queremos”, es un paso muy importante, precisamente por esa afirmación. Uno de los problemas fundamentales del sistema de partidos del régimen del 78 es que responden y se deben a la banca y a grandes empresas. La independencia política de los partidos, en ese sentido, recae sobre su independencia económica. Sin esta última, la posibilidad efectiva de defender los derechos de las clases populares queda cuestionada, cuando no directamente secuestrada.

Nos comprometimos, además de ser transparentes en nuestros cargos públicos, a asignarnos sueldos de gente normal, si hay gente que sobrevive y malvive con 500 y 600 euros, hemos de poder desarrollar nuestra labor a favor de la gente con lo que hemos determinado como un salario digno, tres veces el salario mínimo interprofesional.

Esta es mi tabla de nóminas que recoge el sueldo base, las retenciones, las donaciones que he hecho hasta el día de hoy y lo que cobro neto.

Captura de pantalla 2016-02-10 a las 13.41.02

Las donaciones, según nuestro sistema aprobado por Asamblea se divide en: un 30% para Podemos, un 30% para Som Palma y un 40% para proyectos sociales. El compañero Miquel Comas ha sugerido que nuestras aportaciones a proyectos sociales pudieran servir para pagar las multas de las compañeras y compañeros que fueron a dar la cara a Fornalutx para defender los Derechos Animales. Lo hemos de decidir en una próxima Asamblea. Yo, sin duda, apoyaré esta opción –si los criterios lo permiten–, entre otras varias que habremos de debatir colectivamente.

Nuestro compromiso es nítido y, aunque podamos hacer autocrítica porque podría ser más rápido, la realidad es que no podemos permitir que estos detalles nos encierren a hablar de nosotras y nosotros mismos. Los problemas de la gente están en otra parte y es de ello de lo que queremos hablar, estamos hablando, debatiendo y trabajando en el día a día.

Deja un comentario