Archivo de la categoría: Universidad

Per l’educació, unitat des de la base

Aquesta publicació, també està disponible a contrainfo.cat

El passat dijous 27 de març, un company i jo assistirem a la convocatòria de l’Assemblea de Docents. En l’ordre del dia, l’assemblea va tenir la generositat d’incloure un punt perquè les Encausades poguéssim parlar del nostre cas: què va succeïr el 22 de maig de 2012, el context dins el qual s’enmarquen els fets i les conseqüències posteriors.

Sigue leyendo

De la patologización de los problemas sociales: el chico que quería volar la UIB

A horas del mediodía de este jueves 4 de octubre ha trascendido una noticia en distintos medios que habla sobre una detención llevada a cabo por la policía la mañana del miércoles 3 de octubre. El titular del Última Hora habla concretamente de  «un joven dispuesto a sembrar de bombas la UIB» [1]. Según apuntan las fuentes que citan los distintos medios, el joven habría adquirido por Internet una ingente cantidad de explosivos. «Entre las sustancias intervenidas por los agentes destacan más de 125 kilos de amonio nitrato con nitrógeno, cuyas características son muy similares a las del amonal y amosal» [2] . El telediario de Telecinco del mediodía explica que se trata de un estudiante de Formación Profesional, de un joven que supuestamente emulaba la actitud de Eric y Dylan y se declaraba admirador suyo. Eric y Dylan son los autores de la “masacre de Columbine”, una matanza que perpetraron estos dos jóvenes el 20 de abril de 1999 en una escuela secundaria del estado de Colorado en los Estados Unidos [3]. El chico detenido en Palma estaba dispuesto a imitarles, comentan los medios. Existen muchos más datos que se pueden encontrar en las distintas reseñas de los medios [456] y, con total seguridad, irán trascendiendo más detalles con el paso de los días.

Sigue leyendo

Ceremonia de graduación UIB 2011: ¿Pseudofascismo posmoderno?

El pasado miércoles 20 de julio, se celebró en la UIB la ceremonia de graduación para aquellos que recibían el título el año 2010-2011. Un acto con miles de detalles que no son en ningún caso despresciables para comprender el tipo de sociedad en que vivimos, el sistema en que esta está enmarcada y más concretamente las características y la esencia con la que se puede describir a la comunidad universitaria y en particular a los órganos de gobierno de la Universitat de les Illes Balears.

A grandes rasgos no podría calificar la ceremonia de otra manera que no sea triste, deprimente, sobre todo por dejar en evidencia lo que es la universidad de nuestros días y el aval que la sociedad le da.

El acto comenzó alrededor de las 19:40h con la entrada de la ‘procesión académica’ al más puro estilo eclesiástico católico, apostólico y romano. Las diferencias a una visita de autoridades religiosas eran más bien pocas, teniendo en cuenta que encabezaban la procesión un caliz, una corona y no sé qué otras joyas universitarias. La sensación era la de venerar santos al paso de aquellas personas cuya ridícula túnica le otorga, supuestamente, una autoridad que en las aulas y despachos más bien pocos de ellos realmente tienen.

En aspectos formales, cabe destacar la metodología pseudofascista y posmoderna del evento. Ya desde el inicio en aspectos como la posición de las distintas estructuras físicas como vallas, sillas, etc., se podía visualizar una clara esencia antidemocrática procurando una manifiesta delimitación y distanciamiento entre autoridades y graduandos y sus familias/amigos. Los protagonistas, ha marcado el protocolo, no fueron nunca los recien graduados. Pretendían serlo en todo momento las autoridades para vender su papeleta política. Otra característica lamentable eran las actitudes, roles y posiciones del personal de organización y seguridad. Conserjes y guardias de seguridad armados formaban la corte de los perros cuidadores del orden impuesto desde la cúpula de gobierno de la universidad. En las esquinas, mirando hacia el público como carceleros y en posición de ataque, daban órdenes a diestra y siniestra para que todo mundo mantuviese la compostura que, probablemente, el gran hermano deseaba.

“En nombre de todos sus compañeros graduados”, un recien graduado en química, Francisco Mir Carmona, haría un discurso realmente entristecedor y que reforzaba el espíritu telecinco que la inoportunidad y desmesura de aplausos y muestras de apoyo irían demostrando a lo largo de todo el borreguil evento. El nuevo licenciado en química, pasado el párrafo emocional, agradecería la labor realizada por el rectorado por “asegurar que año tras año esta universidad sea un poco mejor”. A este punto yo me preguntaba ya dos cosas: [1] ¿Ha escrito él realmente el discurso o se lo han pasado directamente desde el rectorado? y [2] ¿Dónde ha estado estos últimos años en los que el rectorado no ha defendido la independencia de la universidad permitiendo a la policía apalear a porrazos y patadas a sus propios estudiantes, bajandose los pantalones ante instituciones y empresas, asintiendo sin más a los fuertes recortes económicos llevados a cabo por el Govern balear, aplicando numerus clausus a todos los estudios que no lo tuvieran hasta ahora y dejando así a muchos jóvenes baleares fuera de su universidad?

“Todos hemos podido comprobar cómo en los últimos años el progreso ha sido sustancial” defendía el recien graduado. Después de advertir la realidad, me pregunto más bien si habían intereses económicos o políticos detrás de esas palabras o si ha sido sencillamente un acto de ingenuidad e inconsciencia infantil. Continúa el compañero con una carantoña al DOIP por dar la oportunidad a los estudiantes de hacer prácticas en empresas, evidentemente omitiendo la parte en que gran parte de esos becarios contratados ya se han graduado o están a punto de hacerlo y lo hacen con unas condiciones laborales aún más lamentables que la de los trabajadores del Régimen General, recibiendo un salario despreciable por un importante número de horas. Una práctica que llevan a cabo las empresas de forma perenne para bajar costes en trabajadores.

Podría citar cada uno de los absurdos citados en el discurso de este compañero pero tendría que escribir más bien un libro que no un artículo. “Las provechosas becas al extranjero” están dotadas de una cantidad despreciable de apoyo económico que deja a muchos estudiantes sin la posibilidad real de llevarlas a cabo; “gracias al profesorado por mantenerse reciclados”, respondiendo probablemente más a un deseo, no a una realidad actual, etc., etc.

Que llega un nuevo lote

Para avanzar en el desarrollo del acto, se entregarían los títulos, cartulinas blancas que al pie recuerdan que “este documento no tiene validez oficial”. En masa, de diez en diez, pasaríamos todos a recibir la misma cartulina, mostrando en cantidad, los nuevos titulados que formaremos parte del mercado laboral, ese mismo que tiene, en el estado español a más del 40% de jóvenes inscritos en las listas del INEM.

De conservador a ecosocialista

El discurso autobiográfico de Rafel Bosch, conseller de Educació, Cultura i Universitat del Govern de les Illes Balears, mostraría un importante grado de demagogia, chocando constantemente con las propias acciones de su partido. Defendería, aunque parezca mentira, la sostenibilidad ante un cambio climático que hasta hace dos días, su jefe, Mariano Rajoy, negaba. El conseller además pidió a los recien graduados devolver alguna cosa a la sociedad, como si el pago en derechos sociales de los recientemente recortados no fuera sucifiente: menos derechos laborales, educación semiprivada y con menos calidad, sanidad con limitaciones, etc. ¿Qué más quiere que le devolvamos? Nos va quedando cada vez menos para rellenar sus patrimonios. Habrá que hacer más esfuerzos para poder adquirir nuevos palacetes.

La rectora polifacética

La rectora, por su parte, con una actitud de profunda experiencia política, se metería en el bolsillo a parte de los asistentes al pedir disculpas porque “mucha gente no tiene una ubicación adecuada”, al referirse a un grupo de gente que estaba sentada detrás de otro que, al estar de pie, no les permitía ver el acto.

Ya en el discurso, recordaba la rectora, que somos la “generación mejor preparada de la historia”, aunque omitiría que somos a la vez la que ha vivido las mayores injusticias de la historia y la que, a estas alturas, menos ha luchado por cambiar el sistema que nos las impone.

Con respecto al proyecto europeo, por lapsus o por preparación, admitiría la rectora que el proyecto del Espacio Europeo de Educación Superior tenía inicialmente el objetivo de compartir un espacio coún para Europa de aprendizaje, investigación, innovación y trabajo, que ha sido para la rectora, ocultado por su cara más visible: el cambio de los planes de estudio, omitiendo, como no podía ser de otra manera, la cara visible de la privatización progresiva de la universidad, de la pérdida de independencia, de autonomía, de libertad, a partir de la reducción de financiación que está llevando a la universidad europea a ser departamentos de formación de las empresas, siendo estas las que crean los planes de estudio y dejando de ser automáticamente un ágora de reflexión, de aprendizaje, de pensamiento. Es el paso de universidades al estilo griego, a fábricas de autómatas al estilo yankee.   

“De la calidad de la universidad balear habla la revista de Iberia de este mes, leedla en vuestros vuelos”. Así pasaba la rectora de comentar aspectos políticos y económicos globales, a hacer su publicidad particular a la empresa privada, entiendo que para asumir los recortes sufridos estos años y que continuarán intensificándose en los próximos. Asimismo acabaría, no sin antes vender su propio producto: la universidad, al invitar a los recien graduados a evaluar la oferta de masters y doctorados “en el tríptico que os han ofrecido”.

Puedes disfrutar de la depresiva ceremonia de graduación en el Canal de la UIB online http://canal.uib.cat

Recortes en la Universitat de les Illes Balears: la necesidad de una nueva lucha

La comunidad universitaria balear tiene fama, entre sus mismos estudiantes, de tender poco a la movilización. El caldo de cultivo para cambiar esta realidad está servido. Las movilizaciones desde la lucha estudiantil contra el Plan de Bolonia han sido limitadas. Esto ha sido así a pesar de los recortes de presupuesto que viene sufriendo la comunidad universitaria, empezando por el recorte de los salarios de funcionarios aplicado en junio de 2010. Desde entonces, los ataques a la universidad no cesan. El Govern balear del PSOE, presidido por el señor Antich, acumula ya dos años consecutivos de recortes en el presupuesto de la universidad: un 4,4% en 2010 y un 7,5% en 2011. Antich, ante las solicitudes de ampliación de la financiación responde invitando a la comunidad universitaria a “apostar por la imaginación en estos tiempos difíciles”.

Los recortes y sus consecuencias no pueden verse de forma aislada y en este caso no pueden desvincularse del proyecto de Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) propuesto en el Plan de Bolonia. Uno de los objetivos del plan es el de reducir el número de alumnos por aula, objetivo que visto de manera aislada puede presentarse como una ventaja. Sin embargo, ante los recortes en la financiación se han tenido que implantar numerus clausus en siete nuevos estudios el último año, además de recortar el número ya limitado de plazas en otros estudios. Cada vez resultará más difícil a los estudiantes baleares acceder a la universidad de su comunidad. Aún a pesar de estas medidas en algunas carreras, como Trabajo Social, existen clases con más de 100 alumnos, con un único profesor y sin infraestructura suficiente para todos ellos.

Este último es uno de los problemas que se suma a los mencionados anteriormente: la falta de espacio en las infraestructuras de la UIB. Existen planes para construir nuevos edificios pero que no se pueden acometer por la falta de presupuesto. Por otro lado, muchos estudiantes hacen uso de un edificio prefabricado que se construyó para ser usado de forma temporal pero que lleva en pie más de 10 años y que sufre problemas de estructura y está naturalmente obsoleto.

En el mes de abril, los estudiantes del grado de Trabajo Social de la UIB han comenzado a movilizarse ante la indignación por la falta de profesores, por el aumento del precio de los créditos y, en definitiva, por la mala gestión de sus estudios. Han organizado movilizaciones para trasladar tanto al rectorado como al resto de la comunidad universitaria su situación; el mensaje se ha hecho llegar a la rectora Montserrat Casas el pasado 18 de abril con manifestaciones en el acto de toma de posesión de su nuevo equipo de gobierno. El papel de los estudiantes aquí debe ser claro: apoyo a esta movilización y hacer el movimiento extensivo al resto de estudios. Los recortes en un derecho fundamental como lo es la educación los sufrimos todos en todas las carreras, ya que perdemos en cantidad -número de plazas- y al mismo tiempo, en calidad, al ir mermando los contenidos del conocimiento y el espíritu crítico. Esta perdida se genera a raíz de la falta de financiación pública que lleva a la universidad a buscar financiación en iniciativas empresariales privadas que participan, entre otras fases, en la creación de los planes de estudio con lo que el eje central de la educación universitaria deja de ser la persona y el desarrollo de su espíritu crítico, pasando a ser el capital privado y la satisfacción de sus intereses puntuales, formando a las personas según las necesidades del mercado. Como se deja ver ya, es el inicio del proceso de privatizaciones de otro pilar básico de los derechos sociales.

Esta nueva lucha acaba de empezar y necesita el apoyo de todos los estudiantes y el impulso de las distintas organizaciones anticapitalistas y movimientos sociales para dotarla de transversalidad, haciendo ver a los colectivos universitarios la necesidad de luchar juntos.

Artículo publicado, en versión reducida en la publicación mensual de En Lluita. Accede a través del sitio http://www.enlluita.org/site/?q=node/3588