Archivo de la categoría: Economía

¿El #DíaSomos cambia el mundo?

Si hay una cosa que tenemos que concederle al funcionamiento de este sistema, es que tiene el mejor equipo de marketing y propaganda trabajando para sanear las contradicciones constantes en que las propias dinámicas del sistema nos meten. Una vez que estás fuera del sistema, importas poco, y la hegemonía y la coerción harán de ti, no solo un excluido social sino además un culpable (siempre individual) de tu propia situación: un vago, alguien que no ha querido trabajar, que ha caído en el vicio o en el pecado (para los más tradicionales). Pero mientras estés dentro del funcionamiento lógico del sistema no hará falta la fuerza de la policía y de sus armas, no harán falta sus rodillas en tu cuello contra el suelo para hacerte callar las verdades antisistema que puedas vomitar en esa situación. Lo único que hará falta es un buen equipo de marketing: el capitalismo, reconozcámoslo, tiene a los mejores.

Sigue leyendo

Continúan los ataques a la sanidad balear: cierre del hospital Joan March

Un gran lazo negro cuelga en la fachada del hospital Joan March, así como pequeños lazos en las paredes internas del edificio y en las solapas de las batas de médicas, enfermeras, auxiliares y otras trabajadoras y trabajadores del centro que se han encerrado de forma indefinida en el centro. “El hospital Joan March está herido de muerte” dicen en su página de Facebook. Una de sus trabajadoras dice “muere lo público, nos lo quitan todo”.

La noticia de la decisión del cierre del hospital —situado en la carretera que comunica Palma con Bunyola— por parte del Govern balear del Partido Popular tomó a sus trabajadoras completamente por sorpresa “nos enteramos media hora antes del anuncio en rueda de prensa”. La presentación del plan de “medidas de ahorro” presentado por Bauzà está lleno de mentiras, como nos tienen acostumbrados a la hora de justificar las medidas neoliberales de austeridad que se vienen aplicando en Europa a raíz de la crisis y como una supuesta solución a la misma. En este caso se dicen cosas como que no cubría la capacidad real que tenía el hospital o que las instalaciones han quedado obsoletas. Cualquier persona puede visitar el hospital y advertir, por un lado, que las instalaciones fueron reformadas en noviembre de 2010, la sensación es la de estar en un hospital completamente nuevo a pesar de estar en funcionamiento desde hace muchos años. Por otro lado, se puede comprobar —como confirma una médica— que “siempre estamos al 100% de ocupación, a veces pasa una cama vacía uno o dos días pero no más”. Otro aspecto ‘positivo’ que plantea la consellera del Salut afirma que los trabajadores fijos serán reubicados. Uno de ellos comenta: “Fijos somos muy pocos, los demás vienen haciéndolo con contratos cortos de servicios y que se acaban ahora y a la calle. En mi caso, me trasladarán a otro centro, a saber dónde, y echarán a una persona que no es fija de allí. ¿Con qué cara llego yo a ese sitio a quitarle el pan a otra familia?” se pregunta.

Sigue leyendo

15M: día después y continuación #SpanishRevolution

#DemocraciaRealYa en Twitter

¡Democracia Real Ya!. Si decíamos antes de salir a la calle que si las calles fuesen Twitter, ya habrían reventado, ahora que ha pasado el 15M podemos confirmarlo. Reventaron. El pueblo habló. En Palma entre 2500 y 3000 personas se concentraron en Plaça Espanya e hicieron su recorrido hasta Plaza de la Reina. Alrededor del estado se habla de hasta 130 mil personas asistentes a la convocatoria (noticia).

A lo largo del día 16 de mayo, el Twitter no solo ha mantenido su nivel previo sino que lo ha aumentado con creces. El hashtag #15Mani fue insuficiente. Se empezaron a utilizar #spanishrevolution para hacer el movimiento internacional y se consiguió. Se mantuvo a lo largo del día como Trending Topic de primero en la lista de temas globales, es decir, lo más hablado en Twitter en el mundo entero. A media tarde del lunes, se mantiene en la primera posición global el hashtag #acampadasol en referencia al grupo de manifestantes que han decidido acampar en la Plaza del Sol en Madrid para sostener su muestra de indignación, al menos, hasta el próximo día 22 de mayo, fecha en que se celebran las elecciones municipales y autonómicas en muchas comunidades del estado español. Gente de todo el mundo se está preguntando por Twitter sobre el evento, sobre lo que sucede, ya que muchos medios de comunicación han decidido hacerlo un evento de tercer orden, entendiendo, supongo, que no era una cuestión realmente relevante. Que se echen a la calle más de 100.000 personas, no es para ellos una noticia relevante.

Manipulación mediática

El País ha ofrecido su foto de portada de la versión impresa al acontecimiento. Ha ido a lo largo del día restando y volviendo a sumar importancia a la situación, al igual que otros medios, alternando con la presunta agresión sexual de Strauss-Kahn, precisamente uno de los líderes políticos que sostiene la dictadura económica que la gente ha salido a rechazar. Algunos bloggers de El País tuvieron la decencia de publicar sobre el tema, y más tarde el propio diario subiría su relevancia en su versión on-line (noticia).

Los más descarados en su proceso de manipulación, como no podía ser de otra manera iban liderados por La Gaceta de Intereconomía, quienes calificaban la acción pacífica de 100 mil personas de ‘extrema izquierda’ (noticia). Libertad Digital, un medio con un nombre particular teniendo en cuenta su línea editorial mantenía la postura del medio ultraconservador antes mencionado (noticia) y manda la noticia al fondo de una sección que denomina ‘España’. El diario La Información publicaría la noticia de la manifestación con fotos de los disturbios y en la sección de ‘Criminalidad’, aunque lo corregiría a lo largo del día. La Razón, en su línea habitual, muestra la noticia de la manifestación en el apartado de ‘Regionales’ centrándose en los altercados y los 20 detenidos de final de la tarde en Madrid.

Público, que no señala el muro de desinformación de otros medios, si hace referencia a la actitud de los grandes partidos políticos (PP-PSOE) de obviar la indignación del pueblo y centrarse, como lo haría Ruiz-Gallardón, en los aislados disturbios (noticia), desvinculándose completamente del electorado, quitando peso al éxito de la convocatoria de Democracia Real Ya en Madrid (se habla de hasta 50.000 asistentes).

El Mundo por su parte, siguiendo su línea constante de manipulación de las masas, rebajó la relevancia del evento a lo largo del día hasta el final de la página de su versión en Internet. Además, comienza lentamente a incluir calificativos, como el de antisistemas, que procuran deslegitimar el movimiento y desprestigiarlo ante sus lectores incidiendo además en el hecho de que la acampada no esté autorizada por el Ayuntamiento, legitimando la necesidad de autorización, por encima del derecho constitucional y humano recogido en la Declaración Universal, que tenemos a manifestarnos pacíficamente (noticia). La Vanguardia decidió, por otro lado, simplemente omitir la noticia tanto en la portada de su versión impresa como en la versión online. ABC ha redactado al respecto una noticia, no muy propia de su línea editorial, y que llega a sorprender en su intento de objetividad.

Ya lo sabíamos. “La revolución no será televisada” (música).

El movimiento en Palma

En Ciutat de Mallorca, como decíamos, los que salieron a la calle superaron en ánimos y cantidad, a los que lo hicieran ya el día 1 de mayo, cuando conmemoraban el día internacional del trabajador. El 15 de mayo en Palma fue más bien una fiesta. No faltó a la cita Tambors per la Pau, quienes animaron con ritmo el movimiento que se trasladó por las calles de Palma. Se exhibieron distintas pancartas invitando a Tomar la calle, así como otras invitando a seguir al movimiento Anonymous en su convocatoria a la Operación V de Votaciones de cara a las elecciones del 22M. El ambiente festivo en Palma no se rompió ni por un segundo, gracias además a la escasa presencia de efectivos policiales. Familias con niños y mascotas pasearon entre la multitud con total tranquilidad aunque con una intensa carga de indignación en pancartas y gritos respecto de la difícil situación política y económica en la que el capitalismo nos tiene sumidos. El rechazo a la especulación de los bancos y al beneplácito de PP y PSOE a esta situación y a su propia corrupción fue en gran parte la manifestación de los participantes.

Consecuencias esperadas e inesperadas

Durante la misma manifestación, al menos en Madrid, se dejó ver la versión terrible del sistema que se rechazaba con la convocatoria. La policía, como buenos perros-mercenarios del sistema, decidieron una vez más no defender al pueblo en su libre expresión de indignación sino a otros. La represión (vídeo) no se hizo esperar, aunque sería igualmente limitada al no existir a penas razones para su, por tanto, injusticada acción.

La chispa que se creó, no ha de apagarse. Por eso, un grupo de jóvenes que participaran en la manifestación de Madrid, decidieron acampar en Sol para mantener su grito de indignación en el aire, y para hacerlo llegar aún a más gente (por si los medios no lo permiten) emulando al mismo tiempo a la plaza de la libertad de El Cairo, la Plaza Tahrir, que llevaría a aquel pueblo a una liberación parcial, en este caso del dictador Mubarak. Al parecer el movimiento se está extendiendo por otras ciudades con lo que ya se habla no solo de #AcampadaSol sino de #AcampadaZGZ (Zaragoza) y otras ciudades como Barcelona o Santiago, según varios twitteros.


Otras consecuencias inevitables han sido, por ejemplo, que la gente se sienta ahora más capaz. Existe un nuevo aire que les ha mostrado que la organización si tiene recompensa y que salir a la calle se puede y además tiene sentido si se hace juntos; muy a pesar de que los medios de desinformación intenten ocultarlo o ensombrecerlo.

El movimiento, sin duda alguna, tiene que dar para más. Ha de mantenerse firme ante los ataques que se reciben, ya sean de la clase política dominante, de los generadores de opinión cosificados en los medios de masas o de sus propios mercenarios (antidisturbios de acción desproporcionada).

“Si no eres parte de la solución, eres parte del problema”

Ahora tenemos dos opciones, entrar, ayudar y corregir aquello que no nos guste entre todos y mantener la lucha por nuestros derechos más fundamentales o bien dejarnos manipular por los medios y sus mentiras y retirarnos sin haber luchado por lo que es de todos. La decisión es tuya. ¿Qué decides?

Mantente informado de forma directa en la web http://democraciarealya.es/ vía Facebook o Twitter. No dejes que otros gestionen tu información, la libre información

¡Indignaos!, es necesaria una #DemocraciaRealYa, ¿o no?

Si las calles fueran Twitter, estos días, habrían reventado. Habrían sido poseídas por sus dueños y dueñas: la gente. Si cada tweet de indignación hubiera sido un grito real de indignación, todo el mundo se habría enterado de lo que estamos viviendo, de lo que estamos sintiendo: de nuestra indignación. Habría salido ya a la calle el pueblo indignado, sin esperar, incluso antes del 15 de mayo, siguiendo la convocatoria hecha por gente de a pie y con representación descentralizada en la plataforma Democracia Real Ya! apoyados por otros grupos, del mismo modo asamblearios y sin apellidos, como Juventud sin futuro y otros, al estilo propio de Anonymous, aquellos conocidos defensores de la libertad de información que nos ofrecería Wikileaks.

Mañana será el día. La hora de la verdad: se verá la capacidad de convocatoria de la gente de a pie, lo mucho que ha calado el individualismo y el pasotismo en nuestra sociedad. Se verá también, la influencia negativa que tiene sobre nosotros los productos distractores que nos venden: fútbol, boda real, Eurovisión y otro montón de circo que nos mantiene aletargados, vivos pero automatizados, con los cerebros flotando en formol.

¡Indignaos!, como diría Stéphane Hessel. De hecho, el movimiento del 15 de mayo tiene importantes paralelismos formales con su propuesta. Como parte de la indignación, Hessel, que formó parte de la Resistencia francesa a la ocupación nazi, invita a formar una nueva Resistencia: a organizarse, a unificarla adaptada a nuestros días, con nuestros medios.

De su libro además, se pueden extraer algunas propuestas, por las que ya lucharía la Resistencia francesa y que no están tan lejos de lo que en principio necesitaríamos para empezar a colocar las cosas en su sitio en nuestros días. [1] Recuperar, por ejemplo, la esencia social de la empresa, que esta retorne a los trabajadores y trabajadoras los frutos de su propio trabajo. Grandes empresas y fundamentales para las sociedades de nuestros días y la de entonces, como las de fuentes de energía y los bancos habrían de ser nacionalizadas. Las comunicaciones sería, en mi opinión, otro pilar necesario que tendría que quedar excluido de la influencia del poder económico privado.

En Twitter, el movimiento que ha conseguido mantener en los Trending Topic al movimiento del 15M se queja constantemente de la atención prácticamente nula que reciben de los medios. En la línea de Hessel, es imprescindible una [2] prensa independiente, absolutamente ausente en nuestra era: “la era de la [des]información”. Una prensa libre “de la influencia del estado, de los poderes económicos y de las influencias extranjeras” diría Hessel.

Más razones básicas para indignarse hay. ¿Alguien ha escuchado hablar alguna vez de la Declaración Universal de los Derechos Humanos? Sin efectos jurídicos y solo declarativos, la triste Declaración no hace más que ser violada. Aunque “violación de los DDHH” nos suena a Colombia, China o Cuba, en realidad, no hace falta irse tan lejos. Es verdad que las violaciones son más o menos atroces. La realidad, en cualquier caso, es que no llegamos aquí, a estar cerca de cumplir lo esencial de la Declaración. En EEUU, que nos venden como la “cuna de la libertad y de la democracia“, se violan constante y deliberadamente cada uno de sus artículos. En el estado español y en general en la UE, es una burla el cuidado que se tiene de los derechos sociales, culturales y económicos contemplados en la carta: el derecho a la vivienda, el trato a los inmigrantes, a los sin papeles, a los gitanos y muchas otras violaciones constantes.

En el sentido económico, para los mileuristas (allá donde los haya), llega a ser difícil llegar a fin de mes en la manutención de su familia. ¿Puede ser para estas personas indignante que otros miembros de la sociedad ganen 500 veces más que ellos? Por citar ejemplos, Francisco González Rodríguez (BBVA) se embolsa, al menos, 5,3 millones de euros al año para no hablar ya de los ingresos de Emilio Botín (Banco Santander). Ahora, ¿de dónde vienen esas riquezas? ¿Quién la genera? Pues, por un lado, sus trabajadores, y no me refiero a los ejecutivos que reciben, junto con ellos, bonos millonarios. Por otro lado, y más importante, sus clientes. Esos mismos clientes que, si cometen el delito de perder su empleo y dejar de pagar la hipoteca, son echados a la calle junto a sus familias y sin importar las circunstancias. No conformes con eso, ya en la calle dichas familias quedan debiéndoles sumas importantes a los bancos. Son estos pisos los que servirán, además de para aumentar sus fortunas con el sufrimiento de otros, para sostener el mercado de la especulación que mantiene miles de pisos vacíos en las ciudades y que les permite seguir construyendo y seguir repartiendo beneficios. Volviendo al principio de este párrafo, lo de mileurista lo he utilizado por haberse convertido en un término famoso y expresivo en si mismo, aunque sea en muchos casos poco realista. Poco realista porque son pocos los pensionistas que alcanzan esa suma, pocas dependientas llegan a esa suma y muchas personas con carreras universitarias pasan años de becario cobrando, en el mejor de los casos poco más de la mitad.

Hessel, dice que aprendería de Sartre, algo que en mi lectura implicaría que si no eres parte de la solución, entonces lo eres del problema. “Sois responsables en tanto que individuos”, cita. ¿Puede entenderse el pasotismo como una forma de complicidad, una actitud permisiva y que perpetúa el grave problema del sistema? El escritor alemán, dice que “la peor actitud es la indiferencia”, que está además extendida por todos los rincones de nuestra sociedad al ser implementada a través de nuestra educación: la competitividad y el  individualismo  que nos enseña el capitalismo salvaje y que nos hace enemigos y competidores de nuestros amigos y amigas, de nuestros compañeros y compañeras. Que triste sería, dice Hessel, que sin más lo aceptasemos: “se habría perdido la capacidad de indignación y de asumir compromisos”. Compromisos con tus derechos, con los de tus hijos, amigos, familiares, con el futuro, con el presente.

La invitación es pues a indignarse, a buscar las razones, que están ahí. Y que los movimientos del 15 de mayo de Democracia Real Ya, de Juventud sin futuro y, por otro lado, de Anonymous con la Operación V de Votaciones de cara a las elecciones del 22 de mayo, pueden ser la chispa, que haga que se extienda la indignación y explote entre las injusticias.

A partir de mañana lo veremos: ¿Estás preparado para trasladar el Trending Topic a la calle?